La Certificación Forestal

BIOMASMUR

Uno de los conceptos fundamentales del proyecto “Aplicación de herramientas innovadoras en el sector de la bioenergía”, del Grupo Operativo para la dinamización del uso de la biomasa en la Región de Murcia “BIOMASMUR”, es la certificación forestal.

CONCEPTO

En 1998 el Consejo de la Unión Europea adoptó una importante resolución relativa a la Certificación Forestal sobre la base de la Estrategia Forestal Europea: “Los sistemas de certificación forestal son instrumentos de mercado para mejorar el conocimiento de los consumidores sobre la gestión forestal sostenible y para estimular la utilización de la madera y los productos forestales como materias primas renovables y respetuosas con el medio ambiente. Las certificaciones tienen que ser voluntarias, creíbles, transparentes, de libre acceso y tener una baja relación coste/eficacia. Un punto esencial para garantizar la credibilidad tiene que ser el control independiente de la gestión de los bosques.”

La Certificación Forestal asegura al consumidor que la madera, o cualquier otro producto forestal, procede de un bosque gestionado de manera responsable y sostenible.

GESTIÓN FORESTAL SOSTENIBLE

Administración y uso de bosques y montes de manera que mantengan su biodiversidad, productividad, capacidad de regeneración y vitalidad. Asimismo, dicha gestión debe tener el potencial de cumplir, ahora y en el futuro, funciones ecológicas, económicas y sociales relevantes, a escala local, nacional y global, sin causar daño a otros ecosistemas (Conferencia Ministerial Helsinki, 1993)”.

SISTEMAS DE CERTIFICACIÓN FORESTAL DESTACABLES

Los dos principales sistemas de certificación forestal son:

PEFC: Programme for the Endorsement of Forest Certification Schemes (Programa de Reconocimiento de Sistemas de Certificación Forestal).

PEFC es una entidad sin ánimo de lucro, constituida en el año 1999, miembro fundador del Consejo del PEFC a nivel internacional. El sistema PEFC surge como iniciativa voluntaria del sector privado que proporciona a los consumidores la seguridad de que los productos que adquieren proceden de un bosque donde se realiza una gestión certificada. Se basa y fundamenta en 6 criterios y 41 indicadores, que son fruto de diferentes conferencias ministeriales sobre protección de bosques en Europa (Helsinki, 1993 y Lisboa, 1998).

PEFC es el sistema de certificación forestal más implantado en el mundo.

El objetivo de PEFC es asegurar que los bosques del mundo sean gestionados de forma responsable, y que su multitud de funciones estén protegidas para generaciones presentes y futuras. Para ello cuenta con la colaboración de propietarios y empresas del sector forestal, que apostando por la certificación de sus bosques e industrias, están asegurando la sostenibilidad del sector.

FSC: Forest Stewardship Council (Consejo de Administración Forestal).

Creada en 1993 en Oaxaca, México, y propugnada fundamentalmente por organizaciones ecologistas con el objetivo de ser los únicos garantes del comercio de madera certificada (Shlegel, 2004).  El objetivo principal del FSC es promover una gestión forestal económicamente viable, socialmente beneficiosa y ambientalmente apropiada para los bosques de todo el mundo. Es una organización independiente, no gubernamental y sin ánimo de lucro. Además, es una asociación formada por miembros representantes de grupos sociales y ambientales, de comerciantes de la madera, organizaciones de pueblos indígenas, grupos forestales comunitarios y organizaciones certificadoras de productos forestales de todo el mundo.

Los estándares de certificación FSC se fundamentan en el cumplimiento de unos mínimos desarrollados por 10 principios y 56 criterios generales.

NIVELES DE CERTIFICACIÓN

La certificación forestal se aplica en dos niveles:

  • Por un lado, se certifica la gestión realizada en los montes (gestión forestal sostenible).

Esta parte del proceso se enmarca desde que el árbol o aprovechamiento está en pie en la finca hasta el momento en que sale físicamente, de forma y manera que el sistema garantiza que la gestión llevada a cabo se ha realizado de acuerdo con los criterios del sistema englobando el inventario forestal, la planificación, la silvicultura, el aprovechamiento, la construcción de carreteras y otras actividades relacionadas, así como las repercusiones ecológicas, económicas y sociales de las actividades forestales.

En esta parte del proceso también pueden actuar en la gestión personas ajenas a la propiedad, básicamente empresas explotadoras, que deberán comprometerse a actuar de acuerdo con los criterios de sistema de certificación.

  • Por otro, se puede certificar la trazabilidad de las materias primas de origen forestal y sus derivados durante todo el proceso de transformación (cadena de custodia).

Es el seguimiento de los productos forestales (madera, papel, corcho, resina, etc.) durante las diferentes fases del proceso productivo y su posterior comercialización, para poder asegurar la trazabilidad de estos productos desde el bosque hasta el consumidor final.

Sus objetivos son:

1. Dar a conocer el compromiso ambiental de la organización:

– Apostar por los productos forestales, como materia prima renovable, respetando el medio ambiente.

– Demostrar que los productos que se consumen proceden de bosques que han sigo gestionados de forma sostenible.

– Asegurar la procedencia de la madera de los productos que se consumen.

2. Posicionamiento en el mercado:

– Diferenciarse de la competencia.

– Aumentar la competitividad.

– Satisfacer la actual demanda de productos forestales certificados.

Está orientada a cualquier entidad o empresa que produzca, comercialice o manipule en su proceso productivo, productos forestales como: madera, papel, corcho, corteza, resinas o derivados.

VENTAJAS DE LA CERTIFICACIÓN

Los sistemas de certificación forestal se valoran en los mercados y contemplan aspectos positivos, como un refuerzo en la imagen del bosque y la promoción de los productos forestales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.